La visión de Ben Gurión

noticias

La visión de Ben Gurión

Por Yakir Keren | Vicedirector de CUJA y representante del Keren Hayesod en Argentina, en los días previos a su vuelta a Israel

Soy israelí, y luego del Ejército he decidido mudarme al Negev (Sur de Israel) por idealismo, siendo parte del proyecto de AYALIM, que promueve el sionismo en el siglo XXI. Allí construimos con nuestras propias manos la casa donde vivíamos, edificamos la pérgola y sembramos el árbol que nos daría sombra. Esta acción no es otra que la puesta en práctica la visión de Ben Gurion: él afirmaba que el futuro del Pueblo y del Estado judío está en el Negev.

Todas las construcciones que realizamos, y la expansión de las aldeas estudiantiles, fueron posibles gracias a generosas donaciones de judíos de la Diáspora. En lo personal, eso siempre me llamó la atención.

Un tiempo después fui soldado de reserva en Gaza. Un día, al salir de una operación, me crucé con un refugio con el logo de Keren Hayesod, el mismo logo que veía en muchas ocasiones en AYALIM.

En ese momento, me di cuenta de que quería trabajar para esa institución y seguir aportando al Estado de Israel desde otro lugar. Y fue así como en el 2016 llegué a Argentina, en mi tarea de representante del Keren Hayesod y Vicedirector de CUJA.

En mi cadencia, tuve como objetivo generar grupos de trabajo comprometidos, que lleven adelante la tarea de la campaña. Pero el desafío mayor fue y es que no sólo las generaciones que vieron nacer a Israel sean parte activa de CUJA, sino también sus hijos y sus nietos. Que sean ellos quienes continúen con este legado milenario.

Y con mucho orgullo, puedo decir que he conocido personas sumamente solidarias, comprometidas, e involucradas para fortalecer la comunidad y el Estado de Israel.

Ser representante del Keren Hayesod no es una tarea fácil: es buscar los medios para que el Jaial sin su familia pueda recibir ayuda y sentirse acompañado; para que un Olé Jadash de la Argentina pueda tener un mejor futuro con su familia; para acompañar a un judío venezolano para que pueda hacer aliá y vivir en tranquilidad en Israel; o para que nuestros hermanos en Francia puedan olvidarse de ser perseguidos sólo porque son judíos.

Y a pesar de los momentos duros, cada vez que logré acercar a alguien más sentí la satisfacción del trabajo realizado, de que cada granito de arena es un mundo entero para nuestros hermanos en Israel y en la Diáspora.

La Argentina siempre estará en mi corazón, además de los hermosos paisajes que tiene este gran país, aquí nació mi hija Ella, que está por cumplir 2 años, y desde acá salimos con un futuro bebé.

En estas últimas palabras antes de regresar a Israel, quiero desear que sigamos trabajando juntos por nuestro querido Estado, que siempre estemos todos para dar y que lo hagamos siempre con la mano abierta.

Y por último quiero compartir una frase de Golda Meir que fue la que me acompaño durante toda mi estancia en la Argentina: “El período de tiempo desde nuestra Independencia, ha sido el primero en muchos siglos en que las palabras refugiado judío no han sido pronunciadas, esto es porque el Estado Judío está dispuesto a recibir a cualquier judío, competente o no, viejo o no, enfermo o no, nos da exactamente igual…”

Que sigamos construyendo un pueblo mejor y un gran Israel.

Am Israel Jai