Eduiot – Testimonios de vida

noticias

Eduiot – Testimonios de vida

*Por la Lic. Karina Korob, Coordinadora de Programas y Proyectos, Consejo Central de Educación Judía de la República Argentina (Vaad Hajinuj)

Aprender de la experiencia de las personas q nos precedieron, es alcanzar un nivel elevado como sociedad: el de tener la capacidad de la introspección, la reflexión sobre las acciones humanas y el discernimiento entre las acciones loables y las sancionables.
Aprender de la propia historia es fundamental para mejorar, y esta acción no suele darse en forma espontánea, requiere intencionalidad. En este proceso la educación cumple un rol fundamental al tener la posibilidad de enseñar y  transmitir los sucesos, de incentivar el debate y la reflexión permanente. Esto es, hacer memoria.

En las distintas épocas, los mismos dilemas éticos y morales se repiten, por lo que se hace indispensable desmenuzar el significado de la palabra Memoria, en hebreo Zikaron: recordar desde una participación activa, sumergirse en el recuerdo para nunca olvidar.

Construir la memoria para el judaísmo es un trabajo permanente, responsable y cotidiano. Requiere esfuerzo y tiempo. Es uno de los imperativos esenciales dentro de nuestra tradición, y eso se logra a través de la generación de espacios de diálogo e intercambio entre los mayores y las jóvenes generaciones.

Las acciones de memoria deben estar vinculadas con distintos momentos de la historia que nos interpelan como judíos, como argentinos, como humanidad.

Un suceso fundamental en la historia argentina es la última dictadura militar.

El 24 de marzo de 1976 se inició el  autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional”, que clausuró la apertura democrática iniciada en 1973. El régimen desplegó una política de vigilancia, persecución y exterminio sobre individuos social y políticamente activos y también sobre aquellos “sospechosos” de serlo.

La persecución, el secuestro, la tortura, el asesinato, los enfrentamientos, el robo de criaturas, la desaparición forzada de personas y el maltrato a familiares de las víctimas fueron las formas que desarrolló el terrorismo de estado en la Argentina.

Si bien esta situación de amenaza se extendió a la población en su conjunto, para los judíos que fueron recluidos en los Centros Clandestinos de Detención, la acción represiva y criminal del Estado autoritario se intensificó. La experiencia de los argentinos judíos que fueron víctimas de este terrorismo de Estado se caracterizó por una fuerte impronta antisemita.

Diversas investigaciones señalan que los judíos detenidos desaparecidos fueron alrededor de mil novecientos. Una cantidad significativa sobre el total de las víctimas del terrorismo de Estado y una sobre representación de estos en el número total de los detenidos. Este número nos ayuda a comprender, entre otros fenómenos, cuan integrados estaban los judíos en el espacio público de la Argentina y cuánto participaban a través de diversas manifestaciones: la militancia política, el desarrollo profesional, el mundo del trabajo y las vanguardias culturales, el conjunto de actividades que fueron atacadas por el régimen dictatorial.

Las familias de los desaparecidos judíos buscaron incansablemente a sus seres queridos: se acercaron a dependencias públicas, ministerios, asociaciones de la sociedad civil y participaron de la creación de los diversos espacios como Madres y Abuelas de plaza de Mayo.

También crearon la Asociación de Familiares de Desaparecidos Judíos, asumiendo la tarea de transmisión a alumnos de las escuelas de la Red Escolar Judía, fundamental para el ideal de Memoria, Verdad y Justicia, con el acompañamiento del Departamento de Educación de Amia.

Desde el año 2004 las actividades con dichos estudiantes se fueron incrementando en forma paulatina.

En el año 2014 se decide acompañar a los familiares dando un paso más: la creación de un sitio en el cual los jóvenes tomen testimonio audiovisual a los familiares de los desaparecidos judíos, para subirlo a un sitio que los agrupe, acercando estos testimonios a todas aquellas personas que se interesen por la temática, desde todas partes del mundo de habla hispana.

El sitio permite acceder en cualquier momento y lugar a las historias de vida que los padres, madres, hermanos, hermanas, primos, hijos o hijas fueron dejando de sus familiares.

Conocer cómo eran, qué les gustaba hacer, qué estudiaban y con qué soñaban nos ayuda a interiorizarnos en sus vidas, darnos cuenta de todo lo que tenían por hacer y por vivir y conocer qué ideales perseguían. Les da identidad, rescata su individualidad y honra su memoria. Los acerca al aquí y ahora.

Guiados por la famosa frase: “Un hombre que no conoce su historia está condenado a repetirla”, atribuida a grandes personajes de la historia de la humanidad, por el mandato de transmisión y memoria del judaísmo, por los valores de Memoria, Verdad y Justicia, y para que Nunca Más se repita lo sucedido, es necesario seguir contando la historia.

Los invitamos a visitar el sitio: http://eduiot.amia.org.ar/

Lic. Karina Korob

Coordinadora de Programas y Proyectos

Consejo Central de Educación Judía de la República Argentina (Vaad Hajinuj)

Febrero 2019