Aliá Protegida

.

Aliá Protegida: rescatamos a jóvenes argentinos en situación de riesgo

Aliá Protegida tiene como objetivo rescatar y tender un puente entre los jóvenes más necesitados de nuestra comunidad e Israel. Un proyecto pensado específicamente para generar cambios de vida.

Es un esfuerzo conjunto entre tres instituciones nacionales del Estado de Israel: Keren Hayesod, la Agencia Judía y la Organización Sionista Mundial.

EL PROGRAMA

Aliá Protegida consiste en un proceso de acompañamiento durante 18 meses, previendo una etapa de preparación en Argentina de 8 meses y un acompañamiento intensivo y extensivo durante 10 meses en Israel. Un total de cuatro etapas ideadas para que cada participante logre su integración – idiomática, cultural y social – y autonomía en Israel.

La posibilidad de un proyecto de vida distinto y mejor calidad de vida, hoy dejan de ser un sueño para convertirse en una posibilidad concreta.

HISTORIAS DE VIDA

Los datos de marzo de 2020 (antes del inicio de la pandemia) indican que más de 800 jóvenes judíos argentinos de entre 18 y 35 años no tienen acceso a servicios básicos de calidad, se encuentran desempleados o trabajando en situaciones de precariedad; formando familia lejos de un contexto comunitario, marcado por la vulnerabilidad y la exclusión. Con la pandemia esta situación ha empeorado mucho.

Esta es la historia de Luis:

Luis nació en Jujuy, en un contexto humilde marcado por los problemas económicos. Si bien esta situación mejora levemente a los 3 años de edad, cuando lo adopta una pareja de Buenos Aires, otros problemas arraigados en esta nueva familia salen a la luz. Por suerte, la kehila le abre sus puertas y Luis comenta que “encontró otra casa, cuando mi propia familia ni siquiera me escuchaba, ahí me sentía tranquilo y comprendido”.

Luis trabaja desde los 16 años como operario de depósito, se siente estancado y sin oportunidades para construir un futuro distinto.

La “infancia soñada” lejos está de lo que Luis debió vivir. Lamentablemente nuestro contexto país también le niega oportunidades de crecimiento en su juventud, pero Luis no baja los brazos: “acá no encuentro mi lugar, pero sé que en Israel lo voy a encontrar”.

Digamos presente una vez más y hagamos posible que Luis pueda construir la vida que merece.

¡JUNTOS PODEMOS CAMBIAR VIDAS!

Con tu colaboración podemos lograr que más jóvenes puedan participar de este programa que cambiará sus vidas para siempre.

Podés donar:

Mercadopago

Para más información, podés contactarte con nosotros por Whatsapp