Ley Fundamental: Israel – el Estado Nación del Pueblo Judío*

noticias

Ley Fundamental: Israel – el Estado Nación del Pueblo Judío*

*Fuente: Embajada de Israel en Argentina – 20 de julio de 2018

Preámbulo:

Israel, como el Reino Unido, no tiene una constitución escrita. A partir de la declaración de intenciones en la Declaración de Independencia, la Knesset promulgó una serie de Leyes Fundamentales que, en conjunto, eventualmente formarían una constitución.

Precediendo a la nueva ley que define el carácter nacional del estado y los derechos del pueblo judío en la Tierra de Israel, una serie de leyes fundamentales y fallos de la Corte Suprema establecen claramente los principios de la democracia, la estructura democrática del Estado y los derechos del individuo en el Estado de Israel.

La nueva ley contiene declaraciones similares a los principios encontrados en las constituciones de otros estados democráticos occidentales.

Israel concede los mismos derechos a todos sus ciudadanos independientemente de su religión, raza, nacionalidad o género.

El Estado de Israel es judío y democrático. Su carácter democrático se expresa en una variedad de leyes y resoluciones del Tribunal Supremo, así como en las Leyes Fundamentales. Una de ellas es la Ley Fundamental: Dignidad Humana y Libertad.

La ley Estado-Nación complementa las leyes existentes y expresa el derecho del pueblo judío a la autodeterminación nacional en Israel.

Por qué ahora?

Israel es un país relativamente joven, de 70 años, y aún está formulando la legislación que refleja los principios sobre los que se fundó.

El vínculo histórico entre el pueblo judío y la Tierra de Israel es reconocido internacionalmente en declaraciones que también expresan su apoyo para el retorno del pueblo judío a su tierra natal. [1]

En los últimos años, se han registrado intentos crecientes de cuestionar y denegar el derecho del pueblo judío a su patria nacional.

En vista de esta situación, la Knesset ha redactado una legislación que deja en claro que el Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío.

Desde su inicio, Israel ha sido y siempre fue concebido como el hogar nacional del pueblo judío. En los primeros años del estado, esto se daba por hecho. La nueva ley establece en la legislación lo que hasta ahora eran principios subyacentes.

Los símbolos y aspectos prácticos que han existido de facto se establecen en la nueva ley: símbolo de estado, bandera, himno nacional, capital, idioma oficial, calendario, día nacional y fiestas nacionales.

La legislación constitucional, en Israel como en otros países democráticos, a menudo va acompañada de un intenso debate público y político. Esta ley no es una excepción.

La ley no afecta ni menoscaba los derechos existentes de las personas y de los grupos minoritarios, garantizados a los ciudadanos israelíes de todas las creencias y orígenes, para preservar su cultura, herencia, idioma e identidad.

La nueva ley no contradice sino que complementa la Ley Fundamental: Dignidad Humana y Libertad, añadiendo el elemento de autodeterminación.

La ley ratifica el compromiso del Estado de Israel de preservar la afinidad entre Israel y el pueblo judío en todo el mundo y, además, de preservar la herencia del pueblo judío en la Diáspora.

La ley señala, como principio básico, la importancia de construir y desarrollar comunidades judías, ya que Israel es la patria y el refugio del pueblo judío. La ley no incluye condiciones para crear comunidades separadas sobre la base de religión o nacionalidad.

La ley no establece ningún cambio esencial en el estatus del idioma árabe. Otorga un estatus especial al idioma árabe y establece que los detalles sobre el uso del árabe en las instituciones estatales se tratarán en una ley separada. La ley también garantiza que el estatus que el árabe siempre ha tenido en la práctica no se vea perjudicado por la nueva ley.

 

[1] Este reconocimiento fue confirmado muchas veces por la comunidad internacional y figura en numerosos documentos: desde la Declaración Balfour de 1917, pasando por el mandato del Consejo de la Sociedad de las Naciones en 1922 y la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1947 hasta la admisión de Israel a las Naciones Unidas en 1949.